Dialogo Cartel


Dialogo Dosier







Con Chete Lera y Chema Ruiz
Versión y dirección de Carlos Aladro
 

“Escuelas de vicios, universidades de maldades, peste de la república, hornos de Babilonia,
oficinas de penados, ferias de los demonios… y otros semejantes”

Dialogo de las comedias
Anónimo del s.XVII, hipotéticamente atribuido a Miguel de Cervantes.
Un teólogo / Cervantes
Chete Lera
Un regidor / Lope de Vega
Chema Ruiz
Músico / Servidor de escena
Miki Rubio



Dramaturgia y dirección
Carlos Aladro

Espacio escénico y vestuario
Silvia de Marta

Iluminación
José Manuel Guerra

Espacio sonoro
Miguel Rubio Mato

Video y diseño gráfico
Cecilia H. Molano

Ayudante de dirección
Sara Reis

Producción ejecutiva
Federico Aladro




Una producción de Teatro en Tránsito para Clásicos en Alcalá 2015









Una hipotética posibilidad…
Un dialogo entre un Maestro Teólogo y un Regidor, en el que se vierten y discuten las opiniones “oficiales” del Siglo de Oro sobre el dudoso arte y negocio del teatro, con innegables y sugerentes resonancias actuales. Una conversación que se enriquece a través de una dramaturgia que introduce en el discurso referencias de la obra de Cervantes y de Lope al mundo del teatro, y a sus dilemas y controversias.
A través de ese recorrido, podremos trazar un periplo sobre la vida teatral de Cervantes,  su gran asignatura pendiente, el éxito teatral. Una ausencia de éxito, que es el reverso paradójico de la Historia, pero que al mismo tiempo es aun hoy uno de nuestros grandes vacíos, el breve y en cierta forma poco agradecido legado dramático de nuestro autor áureo más universal, siempre con el permiso de Lope, “el monstruo de la naturaleza”, el gran fénix de los ingenios.
Una propuesta de espectáculo a partir de la hipótesis de Alfonso Dávila sobre la hipotética autoría cervantina del anónimo dialogo, y sobre el juego de transparencias que se ofrece a la posibilidad de que en un dialogo como este, hubieran tomado parte Lope y Cervantes, o al menos sus alter egos, sus actores, hoy los nuestros.
Un homenaje, un tributo a la fascinación por un tiempo, un teatro, unos autores que son el ADN de todos los que de una forma u otra hacemos comedias en este tiempo,  nuestros tatarabuelos faranduleros, y cuya ingente e ingeniosa obra nunca deja de proponernos nuevas lecturas, nuevos acercamientos, nuevos juegos, nuevos artificios, nueva hipótesis que ponemos en escena, para jugar, como Lope decía, a “engañar con la verdad”… 
Carlos Aladro


DRAMATURGÍA Y PUESTA EN ESCENA

“Si aún continuamos discutiendo el origen del teatro español, Cervantes y Lope también discutían y disertaban sobre el tema, sobre todo trataban de averiguar porque no hubo transición entre el teatro de la antigüedad clásica y el teatro renacentista. Quizás sus opiniones estén recogidas en un manuscrito anónimo, que conserva el Archivo General de Simancas, titulado “Diálogo entre un regidor y un teólogo sobre las comedias”, datado en el siglo XVII, posiblemente dentro del reinado de Felipe III, cuando Valladolid ha vuelto a ser engalanada con el título de Capital del Reino en detrimento de Madrid. “
Alfonso Dávila – El teatro de Cervantes
A partir de esta sugerente hipótesis, el espectáculo quiere jugar a dar voz, de manera indirecta, a estos dos grandes autores, que coincidieron y se conocieron, y que hoy día son seguramente las dos grandes figuras que atesoramos como los máximos exponentes de nuestro Siglo de Oro.
La controversia del Teólogo y el Regidor para con “el modo de hacer comedias de este tiempo” serán el hilo conductor a partir del cual se abrirán camino las voces de Lope y Cervantes, estableciendo a través de la puesta en escena un dialogo entre los personajes y los autores, entre lo hipotético y lo ficticio, entre apariencia y realidad. Al modo barroco, nos acercaremos a detalles y particularidades del cómo y del quienes eran los hacedores de las comedias áureas, en este fructífero dialogo entre presente y pasado que siempre nos brindan los clásicos.
La dramaturgia somete a una reducción y decantación el texto del “Dialogo de las comedias”, y lo puntúa y contrasta con textos originales de Cervantes y Lope, que de manera más directa o más poética aluden y comentan las cuestiones tratadas por los personajes. Al tiempo que en otro plano se hace un sintético periplo por la vida artística y teatral de Cervantes, y sus coincidencias y desencuentros con Lope, a partir de otros textos no dramáticos de referencia como el “Prólogo a las ocho comedias y entremeses” y el “Arte nuevo de hacer comedias”, además de incluir otros materiales líricos y dramáticos, que se abran con la puesta en escena a generar un retablo de referencias cruzadas sobre el arte del teatro en tiempo de Cervantes y Lope.

CHETE LERA
Actor de teatro, cine y televisión de extensa y reconocida trayectoria, ha sido galardonado con diversos premios entre los que destacan:
- PREMIO VILLA DE MADRID 2004 de Interpretación RICARDO CALVO.
- PREMIO colectivo al mejor actor FESTIVAL DE CINE de Málaga por SMOKING ROOM.
- PREMIO MESTRE MATEO 2007 a la mejor interpretación masculina protagonista por EL NIÑO DE BARRO.
- PREMIO MESTRE MATEO 2008 a la mejor interpretación masculina protagonista por LOS MUERTOS VAN DEPRISA, ambos concedidos por la Academia Galega do Audiovisual.
- Finalista del II PREMIO VALLEINCLAN 2008 convocado por la revista El Cultural de EL MUNDO.

En teatro ha trabajado con directores de la talla de Rodrigo García, José Luis Gómez, Gerardo Vega, Àlex Rigola, Emilio del Valle, Ernesto Caballero, Juan Carlos Pérez de la Fuente o Juanma Gómez. Y en cine ha trabajado con Alejandro Amenábar, Julio Médem, Imanol Uribe, Fernando León de Aranoa, Icíar Bollaín, Gerardo Herrero y Raúl Veiga, entre otros.
           
Recientemente ha participado en Clásicos en Alcala, en “El coloquio de los perros” de Miguel de Cervantes, con dirección de Emilio del Valle para Producciones Inconstantes.
CHEMA RUIZ

Actor de variada formación y trayectoria, tras iniciarse en la Escuela Superior de Arte Dramático de Madrid, R.E.S.A.D., forma parte del elenco del Teatro de La Abadía, donde participa en diversos talleres impartidos por maestros como Lenard Petit de técnica Michael Chejov y Juan Carlos Gené. Posteriormente añade a su formación talleres con Cicely Berry, de la Royal Shakespeare Company, Bridget Panet, R.A.D.A., y Owen Horsley de Cheek by Jowl.
Ha participado en producciones del Teatro de La Abadía como “Mesías” dirigido por Jose Luis Gómez, “Terrorismo” por Carlos Aladro, “Comedia sin título” por Luis Miguel Cintra, “Los sueños de mi prima Aurelia” por Miguel Cubero),  producciones del Centro Dramático Nacional como “Kafka enamorado” dirigido por Jose Pascual, “Agosto” por Gerardo Vera y “Rey Lear”), producciones de la Compañía Nacional de Teatro Clásico como “El Caballero de Olmedo” dirigido por Jose Pascual, Teatros del Canal, “Amadeu” dirigido por Albert Boadella y en diversas producciones independientes de Teatro del Astillero, Grumelot, Teatro en Tránsito y Rakatá.
En cine ha trabajado con Pedro Almodóvar en “La piel que habito” y “Los abrazos rotos”, con  Enrique Urbizu en “No habrá paz para los malvados” y Oskar  Santos en “El mal ajeno”, entre otros.
En televisión sus trabajos más recientes pueden verse en series como “B&B”,
“Sin identidad”, “Victor Ros” y “Aguila Roja”.

Carlos Aladro
Dramaturgia y dirección

De familia proveniente del mundo de las letras —su padre, Carlos Luis Aladro fue Premio Nacional de Teatro Infantil, y su madre, Julia Arroyo, periodista y crítica teatral— y licenciado en Interpretación y Dirección de Escena por la RESAD, Carlos Aladro es actor y director de teatro.

Debutó como director en el Teatro de La Abadía, con Garcilaso, el cortesano, trabajo galardonado por la ADE con el Premio José Luis Alonso 2004 para jóvenes directores. En 2005 dirigió Terrorismo de los Hermanos Presnyakov; en 2007, La ilusión, el acercamiento de Tony Kushner a L’illusion comique de Corneille; y en 2009, Medida por medida de Shakespeare. También en 2010 realizó la puesta en escena de los recitales de Amancio Prada, Coplas a la muerte de su padre de Jorge Manrique y Canto Espiritual de San Juan de la Cruz. También con Amancio Prada, ha dirigido la puesta en escena del recital A Rosalía, de Federico, para el Teatro Español en 2013.

Ha dirigido para la Compañía Nacional de Teatro Clásico El condenado por desconfiado de Tirso de Molina en 2010, y Desde Toledo a Madrid de Tirso de Molina para Rakatá en 2006. Con su propia compañía Teatro en Tránsito, ha dirigido Pelín de victim, de los Hermanos Presnyakov, Escena Contemporánea 2013; La fiebre de Wallace Shawn, protagonizada por Israel Elejalde, Fringe Madrid 2012; 4:48 Psicosis de Sarah Kane, protagonizado por Beatriz Argüello, 2010; Otro no tengo -Have I none-, de Edward Bond, 2009; y El cuerdo loco, de Lope de Vega, 2008. Recientemente ha dirigido las últimas dos ediciones 2013 y 2014 del Don Juan en Alcalá.

Carlos Aladro es miembro del equipo de dirección artística del Teatro de La Abadía desde 2001, y desde el año 2009 es el Coordinador Artístico del Corral de Comedias de Alcalá de Henares, cuya gestión y programación depende del Teatro de La Abadía desde su reapertura en 2005.

Silvia de Marta
Espacio escénico y vestuario

Nacida en Madrid en 1973, licenciada Ciencias de la Comunicación Audiovisual en la Universidad Complutense de Madrid, estudió en la Facultad de Ciencias del Espectáculo de la Universidad de las Letras de Turín, Italia (95/96) y la especialidad de Escenografía y Vestuario para Teatro en la Facultad de Bella Artes de Dresde (98/99). Realizó cortometrajes y en 1999 el equipo recibió el Goya al mejor corto de ficción.

En Alemania trabajó como ayudante de escenografía fija en teatros nacionales de este país. Se instaló en Berlín y empezó a trabajar de forma autónoma, colaborando con teatros nacionales y compañías alternativas. En el 2002 realiza el Máster de Artes escénicas de la Universidad de Verano de la Universidad Mozarteum, Austria.

En 2005 regresa a Madrid y desde entonces trabaja en proyectos de los dos países. Ha colaborado con Jose Luis Gómez, Gerardo Vera, Mario Gas, Fefa Noia y Pentación. Sus últimos trabajos están siendo con "La joven compañía" que dirige Jose Luis Arellano, premio ojo crítico 2014.

Ha colaborado recientemente con Carlos Aladro en la escenografía y el vestuario de la XXX edición del Don Juan en Alcalá 2014.




JOSÉ MANUEL GUERRA
Iluminación

Canario de nacimiento, José Manuel Guerra tiene una dilatada trayectoria como diseñador de iluminación al lado de los directores más importantes del panorama teatral español. Entre sus creaciones más recientes figuran La paz perpetua, de J. Mayorga y dirección de José Luis Gómez; El caballero de Olmedo, de Lope de Vega, dirigido por José Pascual; la zarzuela El asombro de Damasco, con dirección de Jesús Castejón; y El método Grönholm, de Jordi Galcerán, por Tamzin Townsend.
En La Abadía ha diseñado la iluminación para los espectáculos dirigidos por José Luis Gómez Defensa de dama, de Joaquín Hinojosa e Isabel Carmona; Memoria de un olvido, sobre textos de Cernuda; El rey se muere, de Ionesco e Informe para una Academia. Además, El libertino, de E. Emmanuel Schmitt, con dirección de Joaquín Hinojosa. Con la compañía Teatro de La Plaza, ha creado la iluminación para Ay Carmela, de Sanchis Sinisterra; Don Perlimplín con Belisa en su jardín, de García Lorca; Lope de Aguirre traidor, de Sanchis Sinisterra; y Azaña, una pasión española, todas ellas bajo la dirección de José Luis Gómez.
Para Esece Producciones: Tristana, de Pérez Galdós; Llega un inspector, de Priestley; Algún día trabajaremos juntas, de Benet i Jornet, las tres dirigidas por Manuel Ángel Egea; y La muerte y la doncella de Ariel Dorfman, con dirección de Omar Grasso.
Con Entrecajas Producciones ha colaborado en Hetairas, escrita y dirigida por Pilar Ruiz; Hiroshima mon amour de Marguerite Duras, dirigida por José Páez; Antígona, de Sófocles, con dirección de Francisco Suárez; Las últimas lunas, dirigida por José Luis García Sánchez; Diez, de J. Carlos Rubio, con dirección de Tamzin Townsend; y El séptimo cielo de Caryl Churchill, dirigida por José Pascual.
Entre sus últimos trabajos podemos destacar  Cena con amigos de Donald Margulies, con dirección de Daniel Veronese; Desclasificados, escrita y dirigida por Pere Riera; En el estanque dorado, de Ernest Thompson, dirección de Magui Mira, La corte del faraón, dirección de Jesus Castejón, Kathie y el hipopótamo de Mario Vargas Llosa, dirección de Magui Mira,  y El resucitado de Emilio Zola, con dirección de Emilio del Valle.
Con Carlos Aladro ha trabajado en Garcilaso, el cortesano, Medida por Medida en el Teatro de La Abadía, y en Have I none para Teatro en Tránsito.

CECILIA MOLANO
Video y diseño gráfico

Cecilia Molano trabaja como freelance entre Madrid, Mallorca y Berlín. Su actividad profesional gira en torno a la performance, el video, el diseño gráfico y la edición de libros.

Su experiencia laboral se ha desarrollado fundamentalmente en el ámbito teatral y de la imagen. Ha trabajado como diseñadora para diferentes compañías teatrales y en el marco de Festivales como el Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida, Festival de Almagro o instituciones como el Teatro Real o la Ópera de Lausanne. Se ha encargado de la gráfica de los teatros del Centro Dramático Nacional la temporada 2012-2013, e imparte clases de Estética, Escenografía y de Figurinismo en la Escuela Superior de Arte Dramático de las Islas Baleares (ESADIB). En paralelo, desarrolla otras actividades artísticas en el marco del videoarte y la performance con el grupo Bed and Breakfast que ha fundado junto a Katrin Memmer y de la edición con la pequeña editorial Escrito a lápiz.

Ha finalizado el Diploma de estudios avanzados (DEA), en la Facultad de Bellas Artes de la Universidad Complutense de Madrid y actualmente trabaja en la tesis para el doctorado sobre el concepto de interacción en la performance. Ha realizado un Curso de postgrado sobre video documental en la NYU; un Master en Escenografía en Saint Martins School of Arts, Londres y la residencia en la Hoogeschool voor Kunsten de Utrech. Es licenciada en Escenografia por la RESAD y ha obtenido algunas becas y premios como la Ayuda a los Profesionales de la Cultura del Ministerio de Educación; Beca UNESCO_ Aschberg para cursar estudios en Charleville-Mèzieres, en el L'Institut International de la Marionnette; obtuvo el Premio Jóvenes creadores del Teatro Real de Madrid y ha sido finalista del Linbury Prize for Stage Design del National Theatre de Londres.

Ha colaborado recientemente en diversos proyectos con Carlos Aladro, como en la edición XXIX del Don Juan en Alcalá 2013, con el diseño y la realización de video en directo.


FEDERICO ALADRO
Producción ejecutiva


Licenciado en Ciencias Políticas por la Universidad Complutense de Madrid, realizó el curso de Gestión y Producción de Espectáculos en el Centro de Tecnología del Espectáculo. Se dedica al mundo de la producción y gestión teatral desde el año 1998 y es fundador, junto a su hermano Carlos Aladro, de la compañía madrileña Teatro en Tránsito.

Entre otros trabajos, ha sido responsable de la administración y gestión de la Compañía Teatro de la Danza de Madrid y su escuela desde el año 2000 hasta 2006, donde participó en las siguientes producciones: El Verdugo, Por un sí o por un no, Las bicicletas son para el verano, con dirección de Luis Olmos; La Gaviota, Los días felices, La casa de Bernarda Alba, dirigidas por Amelia Ochandiano. Con Barbotegi, Arte, con dirección de Josep Mª Flotats. Con Concha Busto ha participado en la producción de Paseando a Miss Daisy dirigida por Luis Olmos. Con Fundiciones Teatrales C2, Don Quijote en la niebla y Johnny cogió su fusil, dirigida por Jesús Cracio. Con Producciones Inconstantes, La vida del revés dirigida por Emilio del Valle. Se ha responsabilizado de las gerencias en gira de Psicosis, El cuerdo loco, Los días felices y Don Quijote en la Niebla.

Actualmente es Adjunto al Director de Producción de la empresa Iniciativas y exposiciones, especializada en diseño, producción y  construcción de  exposiciones, museos, centros de Interpretación, construcciones singulares, arquitectura efímera y eventos.


TEATRO EN TRÁNSITO

         Teatro en Tránsito es un proyecto de Carlos y Federico Aladro, configurado como una compañía de teatro independiente con vocación de servicio público, y para el que han reunido desde 2008 a diversos profesionales de reconocida y dilatada trayectoria en el teatro madrileño, con los que han desarrollado seis producciones.
              A partir de una concepción del teatro como bien cultural, como  lugar de encuentro, Teatro en Tránsito aborda la puesta en escena de obras y textos del repertorio universal, para ponerlas al alcance de los ciudadanos desde lenguajes y concepciones escénicas con temporáneas.
            Para su debut, Teatro en Tránsito llevó a escena El cuerdo loco, un texto de Lope de Vega perfecto por sus características para ofrecer un trabajo de investigación actoral inusual en el Teatro Clásico español, con un reparto encabezado por Israel Elejalde, Beatriz Segura, Manuela Paso, Juan Ribó y Chema Ruiz, Álex García, Quique Fernández, Emilio Gómez y Toni Márquez.  El cuerdo loco se estrenó en el Corral de Comedias de Alcalá de Henares, dentro del Festival Clásicos en Alcalá, en 2008, y también participó en el Festival de Almagro y en el Festival Olmedo Clásico.
              Para su tercera producción, la actriz Beatriz Argüello puso la voz y el cuerpo al servicio de un monólogo que dialogaba a solas con el espectador y cuyo verdadero escenario era la propia conciencia del público. 4:48, Psicosis, de Sarah Kane, fue estrenado en noviembre de 2010 en el Círculo de Bellas Artes de Madrid. El último proyecto de Teatro en Tránsito, en coproducción con Kamikaze Producciones e Israel Elejalde, es otro monólogo, La fiebre de Wallace Shawn, esta vez en la voz de Israel Elejalde, que reflexiona sobre la enfermedad global que nos aqueja como ciudadanos de un mundo, que a veces parece que no sólo no mejora sino que empeora a una velocidad de vértigo, y en la que no nos queda más remedio que plantearnos qué podemos hacer en nuestras pequeñas vidas individuales para que algún cambio, alguna transformación real sea posible. Para alcanzar algo de salud moral.

              Con Grumelot ha colaborado en las siguientes producciones  Have I None de Edward Bond estrenada en el Teatro Fernando de Rojas del Circulo de Bellas Artes de Madrid en 2009; Malcontent basada en La Duquesa de Malfi  de John Webster, dirigida por Owen Horsley y con texto original de José Padilla  estrenado en el Festival de Almagro dentro del Certamen Off Almagro en el Teatro La Veleta en 2011, y  Pelín de Victim (Intimidación punitiva)  a partir del texto Playing the Victim de los hermanos rusos Oleg y Vladimir Presnyakov, dirigida por Carlos Aladro e  Iñigo Rodríguez Claro. Se estreno en el Festival Escena Contemporánea de Madrid en la Sala Triangulo de Madrid en 2013.


Fuente documental:

El manuscrito original del “Dialogo de las comedias” se encuentra archivado en el fondo documental de la Junta Grande de Reformación[1], que se constituyó a comienzos del reinado de Felipe IV, en mayo de 1621, organismo que tuvo su primera reunión en el año 1622, publicando sus trabajos Juan de Junti el 11 de febrero de 1623. Al amparo de la Junta surgieron diversos Discursos, que posiblemente tomaron como modelo o fueron influenciados por los “Diálogos de la Topografía e Historia de Argel”, o quizás todos los diálogos, incluidos los mencionados, nacieron de una moda de estilo de la época. A semejanza de ellos se escribió en plan satírico burlesco, en Baeza, en 1638, el “Discurso de los tufos, copetes y calvas”, de Bartolomé Jiménez Patón o el “Discurso contra malos trajes y adornos lascivos” de Alonso Carranza de 1639.
El “Diálogo de las comedias entre un teólogo y un regidor”, podría datarse como un estudio más de la Junta durante el reinado de Felipe IV pero su forma, letra y contenido, parece corresponder a una época anterior a la constitución de la citada Junta, incluso no parece haber sido encargado por ella, ya que aparentemente no tuvo repercusiones en su día, y no fue publicado en 1623 dentro de sus trabajos, además su clasificación como documento reservado, debió retirarlo de la consulta pública hasta bien entrado el siglo XX. El “Diálogo de las comedias”, como lo menciona en su edición Luis Vázquez Fernández[2], nos indica que el primero que se acercó al manuscrito fue Emilio Cotarelo, alertado por Julián Paz y Espeso, en 1904[3]. El trabajo de Cotarelo fue recogido por Antonio García Berrio en 1978, en su discurso inaugural del curso 1978-1979 de la Universidad de Málaga[4]. El Diálogo o los “Diálogos” de las Comedias” como renombra Luis Vázquez,  parece continuar el estilo de “Los diálogos de los mártires de Argel”, ya que adopta una estructura parecida, al recoger la conversación entre dos interlocutores, cuyas expresiones recuerdan en parte el entremés de la “Elección de los Alcaldes de Daganzo”, o de alguno de los entremeses cervantinos, modelo que se hará muy popular a lo largo del siglo XVII. Luis Vázquez lo acerca más al “Diálogo de la dignidad del hombre” de Pérez Oliva, interpretando que la contienda discurre entre un teólogo y un corregidor, aunque los seis diálogos solamente identifican al maestro de teología y al regidor de teatro, no al representante del rey en la ciudad como sería el corregidor, sentido que le da Luis Vázquez en su estudio.
Cotarelo y Vázquez datan el manuscrito en 1620, pensando en el viaje de Felipe III a Portugal en 1619, aunque no relacionan la cita con la entrada en Lisboa de Felipe II en 1582 para su proclamación como Rey. Sospecho que se puede datar este manuscrito entre la fecha de la muerte de Felipe II en 1598 y la fecha de nacimiento de Felipe IV, ya que el diálogo recoge la prohibición de representar comedias por el luto a la muerte de Felipe II y la publicación de la obra de Cristóbal de Virúes: “La gran Semíramis”, publicada en Madrid en 1609 por Esteban Bogia, mercader de libros, pero que fue representada por primera vez en 1581, año de la liberación de Cervantes, siendo posiblemente la primera gran obra que contemplaron sus ojos a su llegada a Madrid de regreso de Argel.


 “Y todos estos inconvenientes cesarían, y aun otros muchos más que no digo, con que hubiese en la Corte una persona inteligente y discreta que examinase todas las comedias antes que se representasen; sin la cual aprobación, sello y firma, ninguna justicia en su lugar dejase representar comedia alguna; y desta manera, los comediantes tendrían cuidado de enviar las comedias a la Corte, y con seguridad podrían representallas, y aquellos que las componen mirarían con más cuidado y estudio lo que hacían, temerosos de haber de pasar sus obras por el riguroso examen de quien lo entiende. Y desta manera se harían buenas comedias y se conseguiría felicísimamente lo que en ellas se pretende: así el entretenimiento del pueblo como la opinión de los ingenios de España, el interés y seguridad de los recitantes y el ahorro del cuidado de castigallos.

Para honesto pasatiempo, no solamente de los ociosos, sino de los más ocupados; pues no es posible que esté continuo el arco armado, ni la condición y flaqueza humana se pueda sustentar sin alguna lícita recreación[5]”.


Después de este texto si Cervantes no fue el autor anónimo del “Dialogo de las Comedias”, desde luego su autor copió literalmente la opinión del Quijote enjaulado por el cura y el canónigo, en un lugar de la Mancha de cuyo nombre no quiero acordarme.

Alfonso Dávila        





Entró luego el monstruo de la naturaleza, el gran Lope de Vega, y alzóse con la monarquía cómica: avasalló y puso debajo de jurisdicción a todos los farsantes; llenó el mundo de comedias propias, felices y bien razonadas, y tantas, que pasan de diez mil pliegos los que tiene escritos, y todas, que es una de las mayores cosas que puede decirse, las ha visto representar u oído decir, por lo menos, que se han representado.

Cervantes – Prólogo Ocho comedias y Entremeses




                    



Es la comedia un espejo
en que el necio, el sabio, el viejo,
el mozo, el fuerte, el gallardo,
el rey, el gobernador,
la doncella, la casada
siendo al ejemplo escuchada
de la vida y del honor,
retrata nuestras costumbres,
o livianas o severas,
mezclando burlas y veras,
donaires y pesadumbres.


Lope de Vega – El castigo sin venganza    


[1] Rafael González Cañal. “El lujo y la ociosidad durante la privanza de Olivares: Bartolomé Jiménez Patón y la polémica sobre el guardainfante y las guedejas”. Criticón. Numero 53, 1991, pp. 71-96
[2] Diálogos de las comedias: Anónimo. Editor, Luis Vázquez Fernández. Publisher, Edita Revista "Estudios", 1990
[3] Emilio Cotarelo. “Bibliografia de las controversias sobre la licitud del teatro en España, Archivos, Bibliotecas y Museos, Madrid 1904. págs. 210-231. Citado de Luis Vazquez Ob. Cit. 
[4] Antonio García Berrio. “Intolerancia de poder y protesta popular en el Siglo de Oro: Los debates sobre la licitud moral del teatro, Universidad de Málaga, 1978. Citado de Luis Vazquez Ob. Cit.
[5] Miguel de Cervantes. Obras Completas I El Quijote pp. 270-272. Ob. Cit

La Fiebre - Cartel


La Fiebre


la fiebre

de

Wallace Shawn

Traducción de Carlos Aladro
Versión de Carlos Aladro e Israel Elejalde



Una producción de
Israel Elejalde, Teatro en Tránsito y Kamikaze Producciones


 
fiebre.
(Del lat. febris).
1. f. Fenómeno patológico que se manifiesta por elevación de la temperatura normal del cuerpo y mayor frecuencia del pulso y la respiración. U. t. en pl. para designar ciertas enfermedades infecciosas que cursan con aumento de temperatura. Cogió unas fiebres.
2. f. Viva y ardorosa agitación producida por una causa moral. Fiebre de los negocios.

                  Real Academia Española

 

Al pie desde su niño


El pie del niño aún no sabe que es pie,
y quiere ser mariposa o manzana.
Pero luego los vidrios y las piedras,
las calles, las escaleras,
y los caminos de la tierra dura
van enseñando al pie que no puede volar,
que no puede ser fruto redondo en una rama.
El pie del niño entonces
fue derrotado, cayó
en la batalla,
fue prisionero,
condenado a vivir en un zapato.
Poco a poco sin luz
fue conociendo el mundo a su manera,
sin conocer el otro pie, encerrado,
explorando la vida como un ciego.
Aquellas suaves uñas
de cuarzo, de racimo,
se endurecieron, se mudaron
en opaca substancia, en cuerno duro,
y los pequeños pétalos del niño
se aplastaron, se desequilibraron,
tomaron formas de reptil sin ojos,
cabezas triangulares de gusano.
Y luego encallecieron,
se cubrieron
con mínimos volcanes de la muerte,
inaceptables endurecimientos.
Pero este ciego anduvo
sin tregua, sin parar
hora tras hora,
el pie y el otro pie,
ahora de hombre
o de mujer,
arriba,
abajo,
por los campos, las minas,
los almacenes y los ministerios,
atrás,
afuera, adentro,
adelante,
este pie trabajó con su zapato,
apenas tuvo tiempo
de estar desnudo en el amor o el sueño,
caminó, caminaron
hasta que el hombre entero se detuvo.
Y entonces a la tierra
bajó y no supo nada,
porque allí todo y todo estaba oscuro,
no supo que había dejado de ser pie,
si lo enterraban para que volara
o para que pudiera
ser manzana.


Estravagario

Pablo Neruda



“Que yo sienta profundamente, de corazón, una empatía con los pobres, no cambia la vida de los pobres. Creer fervientemente en el cambio gradual no cambia la vida de los pobres. Los padres que educan a sus hijos buenos valores no cambian la vida de los pobres. Los artistas que crean obras de arte para inspirar simpatía y buenos valores no cambian la vida de los pobres. Los ciudadanos inspirados por artistas y padres para tener buenos valores y sentir empatía con los pobres, y votar por los políticos sinceros que creen fervientemente en el cambio gradual no cambian la vida de los pobres, porque los políticos sinceros que creen fervientemente en el cambio gradual no cambian la vida de los pobres. “
La fiebre
de Wallace Shawn
Con Israel Elejalde
y Alba Celma

Dirección: Carlos Aladro
Versión: Carlos Aladro e Israel Elejalde
Iluminación: Juanjo Llorens        
Sonido: Sandra Vicente - Estudio 340
Video: Natalia Moreno y Jerónimo Carrascal
Vestuario: Ana López

Producción ejecutiva: Leticia Rodríguez y Federico Aladro

Una producción de Israel Elejalde, Teatro en Tránsito y Kamikaze Producciones.


EL PROYECTO

Son tiempos inciertos, pareciera que el mundo estuviese pasando por un cúmulo especialmente convulso de padeceres, que se encontrase especialmente enfermo… ¿un buen momento para pasar examen, someterse a una revisión, física, psíquica, política, espiritual…?

Wallace Shawn, reconocido actor y dramaturgo americano, escribió en 1991 un monólogo, con grandes resonancias personales, sobre la enfermedad de la que se contagia al viajar a varios países pobres un ciudadano de lo que podría llamarse primer mundo. “La fiebre” es el relato íntimo, en primera persona, de esa dolencia, de ese contagio, y de sus fatales consecuencias en el cuerpo y alma de ese ciudadano ejemplar… una enfermedad moral, un dilema de difícil solución.


Wallace Shawn presentaba el monologo en cenas y reuniones en casas de amigos, sin más artificio que su presencia y el relato, y en 2007 lo llevó a escena en Broadway. El texto también se ha presentado en 2008 en el Royal Court de Londrés, y en 2009 tuvo su estreno en versión catalana en el Teatre Lliure.

Israel Elejalde ha elegido ahora este desafío para su primer monólogo, en el deseo de compartir en un ámbito reducido, íntimo y personal algunas preguntas que parecen muy oportunas de formular, pero muy difíciles de responder.
Acompañado tan sólo por una violonchelista , en un dispositivo escénico mínimo, asistiremos, y de alguna forma compartiremos, este viaje a las profundidades del alma humana, a este debate sobre la responsabilidad de los gobiernos y los ciudadanos particulares para encontrar soluciones válidas a la dicotomía entre ricos y pobres, en una obra con ecos de Conrad, Kafka y Dostoievsky.

El proyecto cuenta con la dirección de Carlos Aladro, con quien Israel ha trabajado ya en diversos proyectos, y un equipo de creadores afines y comprometidos formado por Juanjo Llorens en la iluminación, Sandra Vicente del Estudio 340 en el sonido, Natalia  Moreno y Jerónimo Carrascal en la creación de video, y Ana López, en vestuario y atrezzo.

Carlos Aladro e Israel Elejalde están promoviendo el proyecto, y buscando colaboradores, contando con la producción ejecutiva de Leticia Rodríguez y Federico Aladro por Teatro en Tránsito, y la colaboración de Kamikaze Producciones, la galardonada productora de Miguel del Arco y Aitor Tejada.

LOS VICIOS DEL MUNDO MODERNO


Los delincuentes modernos
Están autorizados para concurrir diariamente
a parques y jardines.
Provistos de poderosos anteojos y de relojes de bolsillo
entran a saco en los kioscos favorecidos por la muerte
e instalan sus laboratorios entre los rosales en flor.
Desde allí controlan a fotógrafos y mendigos que deambulan por los alrededores
procurando levantar un pequeño templo a la miseria
y si se presenta la oportunidad llegan a poseer a un lustrabotas melancólico.
La policía atemorizada huye de estos monstruos
en dirección del centro de la ciudad
en donde estallan los grandes incendios de fines de año
y un valiente encapuchado pone manos arriba a dos madres de la caridad.

Los vicios del mundo moderno:
el automóvil y el cine sonoro,
las discriminaciones raciales,
el exterminio de los pieles rojas,
los trucos de la alta banca,
la catástrofe de los ancianos,
el comercio clandestino de blancas realizado por sodomitas internacionales,
el auto-bombo y la gula.
Las Pompas Fúnebres,
los amigos personales de su excelencia,
la exaltación del folklore a categoría del espíritu,
el abuso de los estupefacientes y de la filosofía,
el reblandecimiento de los hombres favorecidos por la fortuna,
el auto-erotismo y la crueldad sexual,
la exaltación de lo onírico y del subconsciente en desmedro del sentido común.
La confianza exagerada en sueros y vacunas,
el endiosamiento del falo,
la política internacional de piernas abiertas patrocinada por la prensa reaccionaria,
el afán desmedido de poder y de lucro,
la carrera del oro,
la fatídica danza de los dólares,
la especulación y el aborto,
la destrucción de los ídolos.
El desarrollo excesivo de la dietética y de la psicología pedagógica,
el vicio del baile, del cigarrillo, de los juegos de azar,
las gotas de sangre que suelen encontrarse entre las sábanas de los recién desposados,
la locura del mar,
la agorafobia y la claustrofobia,
la desintegración del átomo,
el humorismo sangriento de la teoría de la relatividad,
el delirio de retorno al vientre materno,
el culto de lo exótico,
los accidentes aeronáuticos,
las incineraciones, las purgas en masa, la retención de los pasaportes.
Todo esto porque sí,
porque produce vértigo.
La interpretación de los sueños
y la difusión de la radiomanía.

Como queda demostrado, el mundo moderno se compone de flores artificiales
que se cultivan en unas campanas de vidrio parecidas a la muerte,
está formado por estrellas de cine,
y de sangrientos boxeadores que pelean a la luz de la luna,
se compone de hombres ruiseñores que controlan la vida económica de los países
mediante algunos mecanismos fáciles de explicar:
ellos visten generalmente de negro como los precursores del otoño
y se alimentan de raíces y de hierbas silvestres.
Entretanto los sabios, comidos por las ratas,
se pudren en los sótanos de las catedrales,
y las almas nobles son perseguidas implacablemente por la policía.

El mundo moderno es una gran cloaca:
los restoranes de lujo están atestados de cadáveres digestivos
y de pájaros que vuelan peligrosamente a escasa altura.
Esto no es todo: los hospitales están llenos de impostores,
sin mencionar a los herederos del espíritu que establecen sus colonias en el ano de los recién operados.
Los industriales modernos sufren a veces el efecto de la atmósfera envenenada,
junto a las máquinas de tejer suelen caer enfermos del espantoso mal del sueño
que los transforma a la larga en unas especies de ángeles.
Niegan la existencia del mundo físico
y se vanaglorian de ser unos pobres hijos del sepulcro.
Sin embargo, el mundo ha sido siempre así.
La verdad, como la belleza, no se crea ni se pierde
y la poesía reside en las cosas o es simplemente un espejismo del espíritu.
Reconozco que un terremoto bien concebido
puede acabar en algunos segundos con una ciudad rica en tradiciones
y que un minucioso bombardeo aéreo
derribe árboles, caballos, tronos, música.
Pero qué importa todo esto
si mientras la bailarina más grande del mundo
muere pobre y abandonada en una pequeña aldea del sur de Francia
la primavera devuelve al hombre una parte de las flores desaparecidas.

Tratemos de ser felices, recomiendo yo, chupando la miserable costilla humana.
Extraigamos de ella el líquido renovador,
cada cual de acuerdo con sus inclinaciones personales.
¡Aferrémonos a esta piltrafa divina!
Jadeantes y tremebundos
chupemos estos labios que nos enloquecen;
la suerte está echada.
Aspiremos este perfume enervador y destructor
y vivamos un día más la vida de los elegidos:
de sus axilas extrae el hombre la cera necesaria para forjar el rostro de sus ídolos.
Y del sexo de la mujer la paja y el barro de sus templos.
Por todo lo cual
cultivo un piojo en mi corbata
y sonrío a los imbéciles que bajan de los árboles.

Israel Elejalde

Licenciado en Ciencias Políticas y Sociología por la Universidad Complutense de Madrid, entre sus muchos trabajos a lo largo de los últimos años, podemos destacar El burlador de Sevilla de Tirso de Molina (dir. Miguel Narros, CNTC); Don Juan Tenorio de Zorrilla (dir. Natalia Menéndez); El caballero de Olmedo de Lope de Vega (dir. José Pascual, CNTC); El viaje del Parnaso de Cervantes (dir. Eduardo Vasco, CNTC); El castigo sn venganza de Lope de Vega (dir. Eduardo Vasco, CNTC); La Gran Vía, de Federico Chueca y Joaquín Valverde (dir: Helena Pimenta); Paseo romántico (dir. Laila Ripoll, Clásicos en Alcalá); Un enemigo del pueblo de Henrik Ibsen (dir. Gerardo Vera, CDN); El Gordo y el Flaco de Juan Mayorga (dir. Carlos Marchena). Para La Abadía, Àlex Rigola le dirigió en Largo viaje hacia la noche, de Eugene O’Neill, y Carlos Aladro en Terrorismo, de los Hermanos Presniakov y Medida por medida de Shakespeare, además de en El cuerdo loco de Lope de Vega, para Teatro en Tránsito. También José Luis Gómez le dirigió en Memoria de un olvido, sobre textos de Luis Cernuda, y La paz perpetua de Juan Mayorga (CDN). Con Miguel del Arco ha trabajado en La función por hacer y Veraneantes, interpretación por la que ha sido nominado a los Premios Max 2012, como Mejor Actor Protagonista. En 2004 recibió el Premio Ojo Crítico de Teatro.
En cine ha intervenido en películas como Oculto de Antonio Hernández, Morir, Dormir, Soñar y La envidia del ejército Nipón, cortometrajes de Miguel del Arco, La migala, de Jaime Dezcallar, o Seis o siete veranos, cortometraje de Rodrigo Rodero. También ha participado en series de televisión: Águila roja, Toledo, Amar en tiempos revueltos, Herederos, Un paso adelante, Hospital Central, Cuenta atrás, Los hombres de Paco o Flores muertas.

Carlos Aladro

De familia proveniente del mundo de las letras, —su padre, Carlos Luis Aladro fue Premio Nacional de Teatro Infantil, y su madre, Julia Arroyo, fue periodista y crítico de teatro — Carlos Aladro es Licenciado en Interpretación y Dirección de Escena por la R.E.S.A.D.

Para el Teatro de La Abadía ha dirigido Medida por medida, de William Shakespeare (2009), La Ilusión de Corneille / Kushner (2007), espectáculo finalista a la Mejor Dirección en los premios ADE 2007, Terrorismo, de los Hermanos Presnyakov (2005), y Garcilaso, el cortesano, (2003), Premio José Luis Alonso 2004 al mejor director joven concedido por la ADE. También ha colaborado con Amancio Prada en la escenificación del Canto Espiritual de San Juan de la Cruz, y Coplas a la muerte de su padre de Jorge Manrique (2011).

Con su propia compañía Teatro en Tránsito, ha estrenado 4.48 Psicosis de Sarah Kane (2010), Otro no tengo / Have I none, de Edward Bond (2009) ambas en colaboración con Grumelot 03, y El cuerdo loco de Lope de Vega, en el Festival Clásicos en Alcalá 2008.

En Lisboa ha dirigido De homem para homem, de Manfred Karge (2008), y El constructor Solness, de Henrik Ibsen (2007), para el Teatro da Cornucopia, con Luis Miguel Cintra en el papel protagonista.

Para la Compañía Nacional de Teatro Clásico, ha dirigido El condenado por desconfiado de Tirso de Molina (2010). Ha formado parte del equipo pedagógico de la Joven Compañía Nacional de Teatro Clásico como maestro de interpretación.

Desde 2009 es Coordinador Artístico del Corral de Comedias de Alcalá de Henares, que gestiona la Fundación Teatro de La Abadía.

Es miembro del equipo de dirección artística del Teatro de La Abadía desde 2001, y ha colaborado con José Luis Gómez en: Informe para una Academia, de Kafka (2005), El Rey se muere de E. Ionesco (2004); Memoria de un olvido, Cernuda [1902-1963] (2002); Defensa de dama, de I. Carmona y J. Hinojosa (2002); Mesías, de Steven Berkoff, (2001). Con Hansgünther Heyme en la dirección de El rey Lear de William Shakespeare (2003) y con Luis Miguel Cintra, en Comedia sin título de Federico García Lorca (2006).

Con la compañía Rakatá, ha dirigido Desde Toledo a Madrid, de Tirso de Molina, y ha sido adjunto a la dirección de Lawrence Boswell en El Perro del Hortelano de Lope de Vega, Festival Clásicos en Alcalá de 2007.

Es miembro fundador de la red europea Michael Chekhov Europe, e imparte habitualmente cursos sobre la técnica de interpretación Michael Chekhov. Ha sido profesor invitado en el Aula de las Artes del Círculo de Bellas Artes y la Universidad Carlos III desde 2010.